01 julio 2008

Tierra de nadie, hogar de muchos


El ir y venir de las olas rompiendo en el acantilado, la puesta de sol reflejandose en el agua del pantano, el sonido del agua estrellandose tras una majestuosa caida, la brisa golpeando en el rostro salvando un dia caluroso.
Son cosas que todos en alguna ocasion hemos experimentado, cosas que creemos nuestras pero no lo son, no nos pertenecen, solo nos pertenecen los recuerdos de haberlo vivido, y las esperanzas de poder vivirlo en el futuro.
Algo asi pasa con las personas, cuando nos sentimos bien con alguien, podemos llegar a pensar que nos pertenece, que no seria posible vivir la vida sin el o ella...pero el hecho es que nadie nos pertenece, ni nosotros pertenecemos a nadie.
Tambien ocurre efectivamente con la tierra, la cual puede llegar a ser de nuestra propiedad, pero no hay que equivocarse, eso solo lo dicta un papel, ya que la tierra no pertenece a nadie, por el sencillo hecho de que la tierra esta antes de nacer nosotros y cuando dejamos de existir, sigue estando.
Asi que como conclusion, lo unico que nos pertenece son los recuerdos, las ideas, los pensamientos, cosas efimeras pero nuestras...

1 comentario:

JOSAN dijo...

No pertenecemos a nadie, pero sin embargo nos pasamos media vida buscando dueño, y sólo cuando sentimos que somos "propiedad" de alguien somos felices.